fbpx
Amay, Sabiduría Femenina

Somos muchas las mujeres a las que nos afecta el SPM, muchas personas dicen que no es real, que es psicológico, que no debería ser un problema.

La verdad es que SÍ es real y que negándolo no va a desaparecer. Una vez me dijeron <tienes que controlarte> como si se tratará de una pataleta. 

Comprendo que muchas veces somos ajen@s a lo que sucede en el cuerpo femenino con respecto al ciclo menstrual, precisamente se trata de ir acercándonos cada día más a nosotras mismas para así comprender y ayudar a otros a hacerlo.

El síndrome premenstrual (SPM) se le llama al conjunto de síntomas físicos y psíquicos que experimentamos las mujeres en la fase pre menstrual, algunos de estos síntomas son: Inflamación en los senos, cólicos uterinos, náuseas, dolor de cabeza, irritabilidad, decaimiento, bajones anímicos, etc.

Sabemos que el ciclo menstrual corresponde a un funcionamiento fisiológico del cuerpo y que por ende “no debería” ser doloroso, esto aplica principalmente para los cólicos menstruales, ya que el útero debería expandirse y relajarse naturalmente para dar paso a la sangre, sin dolor. Sin embargo, es una realidad que no todas las mujeres tienen úteros relajados (tema que hablaremos en otro post). Es súper importante que las mujeres relajemos nuestros úteros.

Hablando del resto de los síntomas, debes saber, que están estrechamente vinculados al descenso de estrógenos y progesterona, hormonas que regulan el ciclo menstrual y otras funciones de nuestro sistema nervioso. Hay un post sobre este tema, por si quieres leerlo.

El SPM puede ser más llevadero e incluso su sintomatología puede atenuarse, para ello te dejo algunas recomendaciones:

  1. Conoce bien tu cuerpo así podrás prever el SPM y atenderte.
  2. Durante los días previos a tu menstruación, evita el café, las bebidas alcohólicas y toda sustancia que altere tu sistema nervioso.
  3. Hay alimentos que nos ayudan a sintetizar los estrógenos y por ende a disminuir sus efectos, estos son: Brócoli y toda la familia de las coles, los cereales, soja, cítricos, uvas, ajo, cebolla. Recuerda acompañar estos alimentos de una comida saludable.
  4. Yoga, relajación meditación.
  5. Bebe infusiones de plantas antiespasmódicas y antinflamatorias, como canela, cúrcuma, manzanilla, orégano, etc.

Escucha tu cuerpo y cuídalo, recuerda que es el vehículo de tu alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *