fbpx
Amay, Sabiduría Femenina

¿sabes que pasa en tu cuerpo cuando menstrúas? Nuestro cuerpo es un sistema súper inteligente, donde todo está conectado.

En nuestro ciclo menstrual, intervienen varias hormonas, unas se generan en el hipotálamo (cerebro) y otras en los ovarios, pero que igual influyen en el sistema neurológico – neuronas y sistema nervioso-.

Entre estas hormonas se encuentran los estrógenos y la progesterona ¿las habías escuchado? Estas hormonas juegan un gran papel en nuestro cuerpo y en nuestro ciclo lunar, aumentan sus niveles para engrosas el tejido interno del útero o Endometrio y prepararlo para un posible embarazo. 

Cuando el ovulo no es fecundado. Los niveles de estas hormonas bajan y el tejido endometrial comienza a desprenderse y se produce el sangrado menstrual.

Este descenso hormonal, que de alguna manera ocurre de forma drástica, tiene una gran influencia en nuestro ser, en nuestro sistema nervioso y por ende en nuestra psiquis.

Toda esta montaña rusa de emociones y sensaciones que vivimos en nuestro cuerpo tiene un por que, más allá de la creencia de que las mujeres estamos locas o histéricas.

Los estrógenos son hormonas que se generan en los ovarios, se elevan durante el proceso de ovulación, para preparar el útero. Estro= celo, favorece el celo u ovulación.

Está vinculada a la producción de serotonina, un neurotransmisor, llamado también el químico de la felicidad, porque contribuye al bienestar. Ayuda a regular el ciclo de sueño. Desempeña un papel importante en el apetito y las emociones.

En niveles bajos provoca: bajo estado de ánimo. Antojo de dulces y harinas. Dificultad para dormir. Baja autoestima. Ansiedad e irritabilidad.

La progesterona igualmente generada en nuestros ovarios y encargada de preparar al útero. Pro= a favor, gest= gestación. Hormona que favorece la gestación.

Su influencia está relacionada a la producción del neurotransmisor GABA, asociada al funcionamiento del sistema nervioso. Baja el ritmo de la actividad neuronal y juega un papel importante en la respuesta frente al estrés. Ayuda a controlar el miedo y la ansiedad.

En niveles bajos, como cuando menstruamos, se asocia a la ansiedad por exceso de pensamiento, trastornos de sueño y depresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *